LA INVENTA DE MOREL
Oji, en esta isola, un miracle…La plantas de la isola…A du veses analoja…En la rocas on ave un fem…Tra des ‑sinco dias…Aora, la fem con la tela de testa…Lo ia es, denova, como si…Tota lo cual me ia scrive…Cuando me ia vide ce la colina…Me ia mostra me…Me teni un dato…Esta es un enferno…”Te per du” e ”Valensia”…Asta asi, un parla…Cuando me ia ariva a la teras basa…Me ia vinse mea repulsa…Cuando me va calmi…Prima, me ia funsiona la resetadores…Me vole esplica a me…

Mostra ance la testo orijinal

Aora, la fem con la tela de testa ia deveni nondesprendable a me. Cisa tota esta ijenia de no espera ta es pico riable. No espera alga cosa de la vive, per no risca lo; crede ce on es mor, per no mori. Pronto esta ia pare a me un letarjia temable, vera descalminte; me vole ce lo sesa. Pos la fuji, pos ce me ia vive sin atende un fatiga cual ia destrui me, me ia asede la calmia; mea desides, cisa, va envia me a esta pasada o a la judores; me prefere los a esta purgatorio longa.

Ahora la mujer del pañuelo me resulta imprescindible. Tal vez toda esa higiene de no esperar sea un poco ridícula. No esperar de la vida, para no arriesgarla; darse por muerto, para no morir. De pronto esto me ha parecido un letargo espantoso, inquietísimo; quiero que se acabe. Después de la fuga, después de haber vivido no atendiendo a un cansancio que me destruía, logré la calma; mis decisiones tal vez me devuelvan a ese pasado o a los jueces; los prefiero a este largo purgatorio.

Lo ia comensa a oto dias a ante. Alora me ia rejistra la miracle de la apare de esta persones; a la sera, me ia es tremante prosima a la rocas ueste. Me ia es disente a me ce tota es vulgar: la tipo romani de la fem e mea propre enama cumulada de solitar. Me ia reveni a du seras ancora: la fem ia sta asi; me ia comensa trova ce la miracle unica ia es esta; a pos la dias regretable de la pexores, cuando me no ia vide ela, de la barbida, de la inonda, de repara la destruis causada par la inonda. Oji, a la sera…

Ha empezado hace ocho días. Entonces registré el milagro de la aparición de estas personas; a la tarde temblé cerca de las rocas del oeste. Me dije que todo era vulgar: el tipo bohemio de la mujer y mi enamoramiento propio de solitario acumulado. Volví dos tardes más: la mujer estaba; empecé a encontrar que lo único milagroso era esto; después vinieron los días aciagos de los pescadores, que no la vi, del barbudo, de la inundación, de reparar los destrozos de la inundación. Hoy a la tarde…

Me es asustada; ma, me insiste, noncontente de me. Aora, me debe espeta ce la intruores veni, a cualce momento; si los tardi, malum signum: los veni per saisi me. Me va asconde esta jornal, me va prepara un esplica e me va pausa nondistante de la barco, desideda per combate, per fuji. An tal me no es preocupada con la periles. Me es vera noncomfortosa: mea noncautias pote priva me de la fem, per sempre.

Estoy asustado; pero, con mayor insistencia, descontento de mí. Ahora debo esperar que los intrusos vengan, en cualquier momento; si tardan, malum signum: vienen a prenderme. Esconderé este diario, prepararé una explicación y los aguardaré no muy lejos del bote, decidido a pelear, a huir. Sin embargo, no me ocupo de los peligros. Estoy incomodísimo: tuve descuidos que pueden privarme de la mujer, para siempre.

Pos cuando me ia bani me, limpa e plu despetenida (par efeto de la umidia de la barba e la capeles), me ia vade per vide el. Me ia scemi esta projeta: espeta el a la rocas; la fem, arivante, ta encontra me, ci ta es focada par la reposa de la sol; la surprende, la desfida probable ta converti pos corta en curiosia; la adora comun de la sera ta es un ajente favorable; el ta demanda a me ci me es; nos ta deveni amis..

Después de bañarme, limpio y más desordenado (por efecto de la humedad en la barba y en el pelo), fui a verla. Había trazado este plan: esperarla en las rocas; la mujer, al llegar, me encontraría abstraído en la puesta del sol; la sorpresa, el probable recelo, tendrían tiempo de convertirse en curiosidad; mediaría favorablemente la común devoción a la tarde; ella me preguntaría quién soy ; nos haríamos amigos…

Me ia ariva multe tarda. (Mea nonpuntualia irita me. U la remente ce, en esta corte de mal virtuas nomida la mundo sivilida, en Caracas, lo ia es un orna, un de mea cualias la plu personal!)

Llegué tardísimo. (Mi impuntualidad me exaspera. ¡Pensar que en esa corte de los vicios llamada el mundo civilizado, en Caracas, fue un trabajoso adorno, una de mis características más personales!)

Me ia gasta tota: el ia es regardante la cade de la dia e, subita, me ia surje de alga petras. Subita, e despetenida, e videda de su, me ia debe apare con mea atribuidas an plu asustante.

Lo arruiné todo: ella miraba el atardecer y bruscamente surgí detrás de unas piedras. Bruscamente, e hirsuto, y visto desde abajo, debí de aparecer con mis atributos de espanto acrecentados.

La intruores debe veni a cualce momento. Me no ia prepara alga esplica. Me no teme.

Los intrusos han de venir de un momento a otro. No he preparado una explicación. No tengo miedo.

Esta fem es plu ca un romani falsa. Sua coraji asusta me. En no modo el ia mostra ce el ia vide me. No ginia, no un salteta pico.

Esta mujer es algo más que una falsa gitana. Me espanta su valor. Nada anunció que me hubiera visto. Ni un parpadeo, ni un leve sobresalto.

La sol ia es ancora supra la orizon (no la sol; la pare de la sol; lo ia es acel momento en cuando lo ia reposa o va reposa, e on vide lo do lo no es). Me ia asende ja con freta la petras. Me ia vide el: la tela de testa colorida, la manos crusada sur un jeno, sua regarda, aumentante la mundo. Mea respira ia deveni nonrepresable. La rocas, la mar ia pare tremante.

Todavía el sol estaba arriba del horizonte (no el sol; la apariencia del sol; era ese momento en que y a se ha puesto, o va a ponerse, y uno lo ve donde no está). Yo había escalado con urgencia las piedras. La vi: el pañuelo de colores, las manos cruzadas sobre una rodilla, su mirada, aumentando el mundo. Mi respiración se volvió irreprimible. Los peñascos, el mar, parecían trémulos.

Cuando me ia pensa a lo, me oia la mar, con sua ruido de move e de fatiga, a mea lado, como si lo ia sta a mea lado. Me ia cuieti me pico. Lo no ia es probable ce on ta oia mea respira.

Cuando pensaba en esto, oí el mar con su ruido de movimiento y de fatiga, a mi lado, como si se hubiera puesto a mi lado. Me tranquilicé un poco. No era probable que se oyera mi respiración.

Alora, per tardi la momento de parla a el, me ia descovre un lege antica psicolojial. Lo ta conveni ce me parla de un loca alta, cual ta permete regarda el de supra. Esta eleva superior ta compensa partal mea inferiorias.

Entonces, para postergar el momento de hablarle, descubrí una antigua ley psicológica. Me convenía hablar desde un lugar alto, que permitiera mirar desde arriba. Esta mayor elevación material contrarrestaría, en parte, mis inferioridades.

Me ia asende otra rocas. La forsa gravi mea state. Ance la freta: me ia determina ja ce me debe parla a el oji mesma. Si me ta vole evita ce el senti un desfida – par causa de la loca solitar, la oscuria – me no ia pote tardi a un minuto.

Subí otras rocas. El esfuerzo empeoró mi estado. También lo empeoraron: La prisa: yo me había puesto en la obligación de hablarle hoy mismo. Si quería evitar que sintiera desconfianza —por el lugar solitario, por la oscuridad— no podía esperar un minuto.

Vide ela: como posante per un fotografiste nonvidable, ela ia ave la calmia de la sera, ma plu vasta. Me ia vade a interompe lo.

Verla: como posando para un fotógrafo invisible, tenía la calma de la tarde, pero más inmensa. Yo iba a interrumpirla.

Dise cualce cose ia es un emprende alarmante. Me no ia sabe esce ela ave un vose.

Decir algo era una expedición alarmante. Ignoraba si tenía voz.

Me, ascondeda, ia regarda el. Me ia teme ce el surprende me spiante el; cisa me ta apare tro subita a sua regarda; an tal, la pas de sua peto no ia es interompeda; sua regarda ia es iniorante me, como si me ia ta es nonvidable.

La miré, escondido. Temí que me sorprendiera espiándola; aparecí, tal vez demasiado bruscamente, a su mirada; sin embargo, la paz de su pecho no se interrumpió; la mirada prescindía de mí, como si yo fuera invisible.

Me no ia para.

No me detuve.

« Senioreta, me vole ce tu oia me », me ia dise con la espera ce el no ta aseta mea demanda, car me ia es tan emosiada ce me ia oblida ja lo cual me ia debe dise. Lo ia pare a me ce la parola senioreta sona riable sur la isola. Plu, la frase ia es tro comandante (combinada con la apare subita, la ora, la solitaria).

—Señorita, quiero que me oiga —dije con la esperanza de que no accediera a mi ruego, porque estaba tan emocionado que había olvidado lo que tenía que decirle. Me pareció que la palabra señorita sonaba ridículamente en la isla. Además la frase era demasiado imperativa (combinada con la aparición repentina, la hora, la soledad).

Me ia insiste:

Insistí:

Me comprende ce tu no ta aseta…

—Comprendo que no se digne…

Me no pote recorda, con esatia, lo cual me ia dise. Me ia es cuasi nonconsensa. Me ia parla con un vose moderada e basa, con un posa cual ta sujesta osenas. Me ia cade, denova, sur senioreta. Me ia renunsia la parolas e me ia vade a regarda la sol reposante, esperante ce la vide compartida de acel calma ta prosimi nos. Me ia recomensa parla. La forsa per domina me ia debili la vose, aumentante la osenia de la tono. Otra minutos de silentia ia pasa. Me ia insiste, suplica, en un modo repulsante. Final, me ia es spesial riable: tremante, cuasi criante, me ia prea ce el insulta me, ce el denunsia me, ma ce el no continua sua silentia.

No puedo recordar, con exactitud, lo que dije. Estaba casi inconsciente. Le hablé con una voz mesurada y baja, con una compostura que sugería obscenidades. Caí, de nuevo, en señorita. Renuncié a las palabras y me puse a mirar el poniente, esperando que la compartida visión de esa calma nos acercara. Volví a hablar. El esfuerzo que hacía para dominarme bajaba la voz, aumentaba la obscenidad del tono. Pasaron otros minutos de silencio. Insistí, imploré, de un modo repulsivo. Al final estuve excepcionalmente ridículo: trémulo, casi a gritos, le pedí que me insultara, que me delatara, pero que no siguiera en silencio.

Lo no ia es como si el no oia me, como si el no vide me; lo ia es como si la oreas cual el ave ia es nonusada per oia, como si la oios ia es nonusada per vide.

No fue como si no me hubiera oído, como si no me hubiera visto; fue como si los oídos que tenía no sirvieran para oír, como si los ojos no sirvieran para ver.

En cualce modo, el ia insulta me; el ia mostra ce el no teme me. Lo ia noti ja cuando el ia recolie la bolsa de cose e ia vade a pasea lenta a la parte alta de la colina.

En cierto modo me insultó; demostró que no me temía. Ya era de noche cuando recogió el bolso de costura y se encaminó despacio a la parte alta de la colina.

La omes no ia veni ancora per xerca me. Cisa los no va veni a esta note. Cisa esta fem es en tota tan surprendente e el no ia reporta a los mea apare. La note es oscur. Me conose bon la isola: me no teme militares, si me asconde a note.

Los hombres no han venido todavía a buscarme. Tal vez no vengan esta noche. Tal vez esta mujer sea para todo tan asombrosa y no les hay a referido mi aparición. La noche es oscura. Conozco bien la isla: no temo a un ejército, si me busca de noche.

☛ Lo ia es, denova, como si…

Esta paje es presentada con la lisensa CC Attribution-Share Alike 4.0 International.
Lo ia es automatada jenerada de la paje corespondente en la Vici de Elefen a 19 janero 2022 (18:21 UTC).