LA INVENTA DE MOREL
Oji, en esta isola, un miracle…La plantas de la isola…A du veses analoja…En la rocas on ave un fem…Tra des ‑sinco dias…Aora, la fem con la tela de testa…Lo ia es, denova, como si…Tota lo cual me ia scrive…Cuando me ia vide ce la colina…Me ia mostra me…Me teni un dato…Esta es un enferno…”Te per du” e ”Valensia”…Asta asi, un parla…Cuando me ia ariva a la teras basa…Me ia vinse mea repulsa…Cuando me va calmi…Prima, me ia funsiona la resetadores…Me vole esplica a me…

Mostra ance la testo orijinal

Cuando me ia ariva a la teras basa, me ia ave un senti confusada de reproxa par causa ce me no ia fuji a la dia prima, ce me ia vole solve la misterios de acel persones.

Cuando llegué a los bajos tuve un sentimiento confuso de reprobación por no haber huido el primer día, por haber querido averiguar los misterios de esa gente.

Pos la esplica de Morel, lo ia pare a me ce tota es un manobra de la polisia; me no pardona me ce me ia es tan lenta per comprende lo. Esta es asurda, ma me crede ce me pote escusa lo. Ci no ta desfida un person ci va dise: « Me e mea acompaniores, nos es imajes, nos es un clase nova de fotografias »? En mea caso, la desfida es an plu escusada: on acusa me de un crimin, me ia es condenada a prison de vive intera e lo es posible ce mea catura es la profesa de algun e sua espera de un posto plu bon.

Después de la explicación de Morel me pareció que todo era una maniobra de la policía; no me perdonaba mi lentitud en comprenderlo. Esto es absurdo, pero creo que puedo justificarlo. ¿Quién no desconfiaría de una persona que dijera: « Yo y mis compañeros somos apariencias, somos una nueva clase de fotografías» ? En mi caso la desconfianza es aún más justificada: se me acusa de un crimen, he sido condenado a prisión perpetua y es posible que todavía mi captura sea la profesión de alguno, su esperanza de mejora burocrática.

Ma, esente fatigada, me ia dormi pronto, entre projetas neblosa de fuji. Lo ia es un dia con multe ajita.

Pero como estaba cansado, me dormí en seguida, entre vagos proyectos de fuga. Había sido un día de mucha agitación.

Me ia sonia de Faustine. La sonia ia es multe triste, multe emosiosa. Nos ia dise adio a lunlotra; on ia veni per xerca el; la barcon ia vade. A pos, nos ia es sola nos du, separante enamada. Me ia plora tra la sonia e me ia velia con un despera nonconsolable car Faustine no ia es ala, e con un consola larmosa car nos ia ama sin asconde. Me ia teme ce la parti de Faustine ia aveni ja cuando me ia es soniante. Me ia leva. La barcon ia vade a via. Mea tristia ia es multe profonda tan ce me deside mata me, ma, levante la oios, me ia vide Stoever, Dora e la otra, a la borda de la colina.

Soñé con Faustine. El sueño era muy triste, muy emocionante. Nos despedíamos; venían a buscarla; se iba el barco. Después volvíamos a estar solos, despidiéndonos con amor. Lloré durante el sueño y me desperté con una inconsolable desesperanza porque Faustine no estaba y con llorado consuelo porque nos habíamos querido sin disimulo. Temí que se hubiera consumado, durante mi sueño, la partida de Faustine. Me levanté. El barco se había ido. Mi tristeza fue hondísima, fue la decisión de matarme; pero, al subir los ojos vi a Stoever, a Dora y después a otros, en el borde de la colina.

Me no ia nesesa vide Faustine. Me ia es serta: lo plu no ia importa a me ce el es o no es.

No tuve necesidad de ver a Faustine. Me creía seguro: ya no me importaba que estuviera o que no estuviera.

Me ia comprende ce lo cual Morel ia dise, a alga oras a ante, ia es vera (ma lo es posible ce el no ia dise lo per la ves prima a alga oras a ante, ma a alga anios a ante; el ia repete lo car esta ia es en la semana, en la disco eterna).

Comprendí que era cierto lo que había dicho, horas antes, Morel (pero es posible que no lo hubiera dicho, por primera vez, horas antes, sino algunos años atrás; lo repetía porque estaba en la semana, en el disco eterno).

Me ia senti repulsa, cuasi nausea, per esta persones e sua ativia repeteda nonfatigable. Los ia apare a multe veses, a la borda de la culmina. Ce on es en un isola abitada par fantasmas artifis ia es la plu nonsuportable de la malsonias; ce on es enamada par un de acel imajes ia es plu mal ca es enamada par un fantasma (cisa sempre nos ia vole ce la person amada ave un esiste de fantasma).

Sentí repudio, casi asco, por esa gente y su incansable actividad repetida. Aparecieron muchas veces, arriba, en los bordes. Estar en una isla habitada por fantasmas artificiales era la más insoportable de las pesadillas; estar enamorado de una de esas imágenes era peor que estar enamorado de un fantasma (tal vez siempre hemos querido que la persona amada tenga una existencia de fantasma).

Me va ajunta la pajes (de la paperes jala) cual Morel no ia leje:

Agregaré a continuación las páginas (de los papeles amarillos) que Morel no ley ó:

« Ante la posible de reali mea projeta prima – trae ela a casa e rejistra un sena de un felisia de sola me o resiproca – me ia conseti un otra, serta plu bon.

« Ante la imposibilidad de ejecutar mi primer proyecto —llevarla a casa y tomar una escena de felicidad mía o recíproca— concebí otro que es, seguramente, mejor.

« Nos ia descovre esta isola en la situa cual vos conose. Tre esijes ia recomenda lo a me: 1. la mareas, 2. la resifes, 3. la luminosia.

» Descubrimos esta isla en las circunstancias que ustedes conocen. Tres condiciones me la recomendaron: 1°) las mareas; 2°) los arrecifes; 3°) la luminosidad.

« La reveni periodal de la mareas lunal e la abunda de mareas meteorolojial furni un servi cuasi constante de forsa propulsante. La resifes es un sistem vasta de murones contra la invadores; un om conose los; lo es nosa capitan, McGregor; me ia atende ce el no reveni a risca se en esta periles. La luminosia clar, nonabaliante, permete espera un perde vera streta en la catura de la imajes.

» La regularidad ordinaria de las mareas lunares y la abundancia de mareas meteorológicas aseguran un servicio casi constante de fuerza motriz. Los arrecifes son un vasto sistema de murallas contra invasores; un hombre los conoce; es nuestro capitán, McGregor; he cuidado que no vuelva a arriesgarse en estos peligros. La clara, no deslumbrante luminosidad, permite esperar una merma verdaderamente exigua en la captación de imágenes.

« Me confesa ce, pos cuando me ia descovre esta cualias grande, me no ia duta per investi mea valuadas en la compra de esta isola e en la construi de la museo, de la eglesa, de la pisina. Me ia lua acel barcon de carga cual vos nomi la yate, afin nosa veni es plu plasente.

» Les confieso que, una vez descubiertas estas generosas virtudes, no dudé en invertir mi fortuna en la compra de la isla y en la construcción del museo, de la iglesia, de la pileta. Alquilé ese barco de carga que ustedes llaman el yacht, para que nuestra venida fuera más agradable.

« La parola museo, cual me usa per nomi esta casa, es un survive de la tempo cuando me ia es laborante a la projetas de mea inventa, sin conose sua ojeto. Alora me ia es pensante ce me va erije albumes grande, o museos, privata o publica, de esta imajes.

» La palabra museo, que uso para designar esta casa, es una sobrevivencia del tiempo en que trabajaba los proyectos de mi invento, sin conocimiento de su alcance. Entonces pensaba erigir grandes álbumes o museos, familiares y públicos, de estas imágenes.

« La momento es arivada per anunsia esta: esta isola, con sua construis, es nosa paradiso privata. Me ia prende alga cautis – fisical, moral – per sua defende: me crede ce los va es eficas. Asi nos va es eterna – an si doman nos parti – repetente en segue la momentos de la semana e sin pote sorti nunca de la consensia cual nos ia ave en cada de los, car tal nos ia rejistra la aparatos; esta va permete ce nos senti nos en un vive sempre nova, car on no va ave otra recordas a cada momento de la projeta ca los cual nos ia ave en la momento corespondente de la rejistra, e car la futur, a tan multe veses falinte, va manteni per sempre[¹] sua atribuis. »

« Ha llegado el momento de anunciar: Esta isla, con sus edificios, es nuestro paraíso privado. He tomado algunas precauciones —físicas, morales— para su defensa: creo que lo protegerán. Aquí estaremos eternamente —aunque mañana nos vayamos— repitiendo consecutivamente los momentos de la semana y sin poder salir nunca de la conciencia que tuvimos en cada uno de ellos, porque así nos tomaron los aparatos; esto nos permitirá sentirnos en una vida siempre nueva, porque no habrá otros recuerdos en cada momento de la proyección que los habidos en el correspondiente de la grabación, y porque el futuro, muchas veces dejado atrás, mantendrá siempre sus atributos.» [Nota 6. Siempre: Sobre la duración de nuestra inmortalidad; sus máquinas, simples y de materiales escogidos, son más incorruptibles que el Metro, que está en París. (N. de Morel)]]

Los apare a alga veses. Ier me ia vide Haynes a la bordas; a du dias pasada, Stoever, Irene; oji, Dora e otra femes. Los disturba mea vive; si me vole ordina lo, me debe distanti esta imajes de mea atende.

A parecen de vez en cuando. Ayer he visto a Haynes en los bordes; hace dos días a Stoever, a Irene; hoy a Dora y a otras mujeres. Me impacientan la vida; si quiero ordenarla, debo alejar de mi atención estas imágenes.

Destrui los, destrui la aparatos cual projeta los (sin duta, los es en la sutera) o rompe la turbina, los es mea tentas favoreda; me restrinje me, me no vole maneja con la acompaniores de la isola car los pare a me ce los converti se fasil a oseses.

Destruirlas, destruir los aparatos que las proyectan (sin duda están en el sótano) o romper el rodillo, son mis tentaciones favoritas; me contengo, no quiero ocuparme de los compañeros de isla porque me parece que no les falta materia para convertirse en obsesiones.

An tal me no crede ce esta peril menasa me. Me es tro ocupada en la survive de la acua, de la fame, de la comedas.

Sin embargo no creo que este peligro me amenace. Estoy demasiado ocupado en sobrevivir al agua, al hambre, a las comidas.

Aora me xerca la manera de instala un leto permanente; me no va susede si me resta en la teras basa; la arbores es putrida; los no pote suporta me. Ma me es desideda a desloca me: cuando on ave mareas grande, me no dormi, e, a la otra dias, la inondas minor rompe mea dormi, sempre a oras diversa. Me no abitua a esta bani. Me tardi per dormi, pensante a la momento cuando la acua, fangosa e tepida, va covre mea fas e produi un afoca momental. Me vole ce la crese acual no surprende me, ma la fatiga vinse me, e alora la acua es ja ala, silente, como un vaselina de bronze, forsante mea curso de respira. La resulta es un fatiga dolosa, un propensa a irita me e a depresa ante cualce cosa difisil.

Ahora busco la manera de instalar una cama permanente; no la encontraré si me quedo en los bajos; los árboles están podridos; no pueden sostenerme. Pero estoy resuelto a cambiar de situación: cuando hay grandes mareas no duermo y los demás días las inundaciones menores irrumpen mi sueño, siempre a distinta hora. No me acostumbro a este baño. Tardo en dormirme, pensando en el momento en que el agua, barrosa y tibia, va a taparme la cara y producirme un ahogo momentáneo. Quiero que la creciente no me sorprenda, pero la fatiga me vence y ya está el agua, en silencio, como una vaselina de bronce, forzándome las vías respiratorias. El resultado es una fatiga dolorosa, una inclinación a irritarme y abatirme ante cualquier dificultad.

Me leje la paperes jala. Me opina ce la distingui par la asentias, spasial e tempal, de la medias per vinse los es confusante. On ta nesesa dise, cisa: medias de ateni e medias de ateni e reteni. La radiotelefonia, la televisa, la telefon, es sola de ateni; la sinematograf, la fotografia, la fonograf – arcivos vera – es de ateni e reteni.

Estuve leyendo los papeles amarillos. Encuentro que distinguir por las ausencias —espaciales o temporales— los medios de superarlas, lleva a confusiones. Habría que decir, tal vez: Medios de alcance y medios de alcance y retención. La radiotelefonía, la televisión, el teléfono, son, exclusivamente, de alcance; el cinematógrafo, la fotografía, el fonógrafo —verdaderos archivos— son de alcance y retención.

Tota la aparatos per remedia la asentia es, donce, medias de ateni (ante de teni la foto o la disco, on debe prende lo, grava lo).

Todos los aparatos de contrarrestar ausencias son, pues, medios de alcance (antes de tener la fotografía o el disco hay que tomarla, grabarlo).

Cisa, lo no es nonposible ce cada asentia es, final, de spasio… En alga parte, sin duta, la imaje, la contata, la vose de los ci no plu vive debe sta (no cosa es perdeda…).

Asimismo, no es imposible que toda ausencia sea, definitivamente, espacial… En una parte o en otra estarán, sin duda, la imagen, el contacto, la voz, de los que ya no viven (nada se pierde…).

Me lasa insinua la espera cual me studia, e cual causa ce me va vade a la sutera de la museo, per esamina la macinas.

Queda insinuada la esperanza que estudio y por la que he de ir al sótano del museo, a mirar las máquinas.

Me ia pensa a los ci no plu vive: a alga ves, pexores de ondas va agrega los, denova, en la mundo. Me mesma ia ave la iludes de susede alga cosa tal. Cisa, ce me inventa un sistem per recombina la presentia de la mores. Cisa lo pote es la aparato de Morel, con un macineta cual va preveni catura la ondas de la emetadores vivente (de releva plu forte).

Pensé de los que ya no viven: alguna vez pescadores de ondas los congregarán, de nuevo, en el mundo. Tuve ilusiones de alcanzar algo yo mismo. Tal vez, de inventar un sistema para recomponer las presencias de los muertos. Quizá pudiera ser el aparato de Morel con un dispositivo que le impidiera captar las ondas de los emisores vivientes (de mayor relieve, sin duda).

La nonmortalia va pote jerme en tota la almas, en la almas de esentes descomposada e en acel de la viventes. Ma – ai! – la mores la plu resente va mostra a nos un foresta de relicias tan grande como la mores plu antica. Per formi un umana sola ja disolveda, con tota sua elementos, e sin lasa ce no cosa stranjer entra, on va debe ave la desira pasiente de Isis, cuando el ia reconstrui Osiris.

La inmortalidad podrá germinar en todas las almas, en las descompuestas y en las actuales. Pero ¡ay !, los más recientes muertos nos asomarán a tanto bosque de remanencias como los más antiguos. Para formar un solo hombre ya disgregado, con todos sus elementos y sin dejar entrar ninguno extraño, habrá que tener el paciente deseo de Isis, cuando reconstruyó a Osiris.

La conserva nondefinida de la almas en funsiona es sertida. O, en un dise plu bon: lo va es tota sertida cuando la umanas va comprende ce per defende sua loca sur la tera, lo conveni ce los predica e pratica la malthusianisme [²].

La conservación indefinida de las almas en funcionamiento está asegurada. O mejor dicho: estará completamente asegurada el día que los hombres entiendan que para defender su lugar en la tierra les conviene predicar y practicar el malthusianismo.

Lo es deplorable ce Morel ia asconde sua inventa en esta isola. Cisa me era; cisa Morel es un person famosa. Si no, me ia ta pote oteni, como premio per la comunica de sua inventa, la pardona nondebeda de mea perseguores. Ma si Morel no ia comunica lo, algun de sua amis ia debe fa lo. An tal, lo es strana ce on no ia parla de esta cuando me ia parti de Caracas.

Es lamentable que Morel haya escondido en esta isla su invento. Tal vez me equivoque; tal vez Morel sea un personaje famoso. Si no, como premio por comunicar el invento, yo podría alcanzar el indebido indulto de mis perseguidores. Pero si Morel no lo comunicó, lo habrá hecho alguno de sus amigos. Con todo, es extraño que no se hablara de esto cuando salí de Caracas.

☛ Me ia vinse mea repulsa nervosa…


[¹] Sempre: Sur la dura de nosa nonmortalia; sua macinas, simple e de materia elejeda, es plu nonputrable ca la metro de Paris. (Nota de Morel.)

[²] Dotrina de Malthus.

Esta paje es presentada con la lisensa CC Attribution-Share Alike 4.0 International.
Lo ia es automatada jenerada de la paje corespondente en la Vici de Elefen a 27 julio 2022 (10:59 UTC).