LA INVENTA DE MOREL
Oji, en esta isola, un miracle…La plantas de la isola…A du veses analoja…En la rocas on ave un fem…Tra des ‑sinco dias…Aora, la fem con la tela de testa…Lo ia es, denova, como si…Tota lo cual me ia scrive…Cuando me ia vide ce la colina…Me ia mostra me…Me teni un dato…Esta es un enferno…”Te per du” e ”Valensia”…Asta asi, un parla…Cuando me ia ariva a la teras basa…Me ia vinse mea repulsa…Cuando me va calmi…Prima, me ia funsiona la resetadores…Me vole esplica a me…

Mostra ance la testo orijinal

Te per du e Valensia ia persiste asta ultra la madrugada. Me, an con mea desides, ia come pico. La vide de esta persones ocupada per dansa, la vide e la proba de la folias viscosa, de la radises con un sabor terosa, de la bulbos, cuasi como bales dur de filos, no ia es argumentas debil per determina ce me entra en la museo per xerca pan e otra comedas vera.

Té para dos y Valencia persistieron hasta más allá de la madrugada. Yo, a pesar de mis propósitos, comí poco. Ver a la gente ocupada con el baile, ver y probar las hojas viscosas, las raíces de sabor a tierra, los bulbos como ovillos de hilos notables y duros, no fueron argumentos ineficaces para determinarme a entrar en el museo y buscar pan y otros verdaderos comestibles.

Me ia entra tra la carboneria, a medianote. On ia ave servores en la sala ante la comeria e en la conserveria. Me ia deside asconde, espetante asta cuando la persones va vade a sua salas. Me ia ta pote oia, cisa, lo cual Morel va presenta a Faustine, a la joven de la suprasiles, a la obesa, a Alec la olivin. A pos, me va fura alga comedas e xerca la manera per sorti.

Entré por la carbonera, a medianoche. Había sirvientes en el antecomedor, en la despensa. Decidí esconderme, esperar que la gente se fuera a sus cuartos. Podría oír, tal vez, lo que Morel sometería a Faustine, al muchacho de las cejas, al gordo, el verdinegro Alec. Después robaría algunos alimentos y buscaría la manera de salir.

En realia, la declara de Morel no ia importa me multe. La barcon, a lado de la plaia, ia angusa me; la parti fasil, nonremediable de Faustine.

En realidad, la declaración de Morel no me importaba mucho. Me angustiaba el buque cerca de la playa; la fácil, la irremediable partida de Faustine.

Pasante tra la atrio, me ia vide un fantasma de la studia de Belidor cual me ia prende ja a des-sinco dias a ante; lo ia sta sur la mesma scafal de marmo verde, en la mesma loca de la scafal de marmo verde. Me ia palpa mea pox: me ia estrae la libro; me ia compara los: los no ia es du modeles de la mesma libro, ma duple la mesma libro; con la macula azul covrente la parola “PERSE”; con la lasera oblica en la angulo basa, a la esterna… Me parla de un identia esterna… Me no ia pote an toca la libro cual ia sta sur la table: me ia freta per asconde, afin los no descovre me (prima, alga femes; a pos, Morel). Me ia pasa tra la salon de la acueria e me ia asconde en la sala verde, ultra la paravide (lo ia formi como un caseta). Tra un fesur, me ia pote vide la salon de la acueria.

Al pasar por el hall vi un fantasma del tratado de Belidor que me había llevado quince días antes; estaba en la misma repisa de mármol verde, en el mismo lugar de la repisa de mármol verde. Palpé el bolsillo: saqué el libro; los comparé: no eran dos ejemplares del mismo libro, sino dos veces el mismo ejemplar; con la tinta celeste corrida, envolviendo en una nube la palabra PERSE; con la rasgadura oblicua en la esquina de abajo, de afuera… Hablo de una identidad exterior… Ni siquiera pude tocar el libro que estaba sobre la mesa. Me escondí precipitadamente, para que no me descubrieran (primero, unas mujeres; después, Morel). Pasé por el salón del acuario y me escondí en el cuarto verde, en el biombo (formaba como una casita). Por una rendija podía ver el salón del acuario.

Morel ia dona comandas:

Morel daba órdenes:

« Asi, pone un table e un seja. »

—Aquí me pone una mesa y una silla.

Los ia pone filida la otra sejas, ante la table, como en un sala de conferes.

Pusieron las otras sillas en filas, ante la mesa, como en sala de conferencias.

Lo ia es multe tarda cuando totas ia es ala. On ia ave alga ruido, alga curiosia, alga suries de merita; lo cual ia domina ia es la pas disolveda de la fatiga.

Tardísimo, fueron entrando casi todos. Hubo algún estrépito, alguna curiosidad, alguna meritoria sonrisa; predominaba la paz deshecha del cansancio.

« Nun pote manca, Morel ia dise. Asta cuando totas ia es ala, me no va comensa.

—Nadie puede faltar —dijo Morel—. Hasta que lleguen todos, no empezaré.

– Jane manca.

—Falta Jane.

– Jane Gray manca.

—Falta Jane Gray.

– Lo no es surprendente.

—No es para menos.

– On debe vade a xerca el.

—Hay que ir a buscarla.

– Ci aora estrae el de la leto?

—¿Quién la saca ahora de la cama?

– El no pote manca.

—No puede faltar.

– El dormi.

—Está durmiendo.

– Me no va comensa, asta ce me no vide el asi.

—Yo no empiezo hasta verla aquí.

– Me vade a xerca el, Dora ia dise.

—Voy a buscarla —dijo Dora.

– Me acompania tu », la joven con la suprasiles ia dise.

—Te acompaño —dijo el muchacho de las cejas.

Me ia vole transcrive esata esta conversa. Si aora lo no pare natural, la colpable es la arte o la memoria. Lo ia es natural. Vidente esta persones, oiante esta conversa, nun pote espeta un susede majial o la nega de la realia, cual ia veni a pos (an si tota ia aveni supra un acueria luminada, supra pexes selacin e licenes, entre un foresta de colonas negra).

He querido transcribir esta conversación fielmente. Si ahora no es natural, tiene culpa el arte o la memoria. Fue natural. Viendo esa gente, oyendo esa conversación, nadie podía esperar un suceso mágico ni la negación de la realidad, que vino después (aunque todo ocurriera sobre un acuario iluminado, sobre peces coludos y líquenes, entre un bosque de columnas negras).

Morel ia parla con alga persones ci me no ia pote vide:

Morel habló con unas personas que no pude ver:

« On debe xerca el tra tota la casa. Me ia vide ce el entra en esta sala, de longa. »

—Hay que buscarlo por toda la casa. Yo lo vi entrar en este cuarto, hace mucho.

De ci el ia parla? Alora me ia crede ce mea interesa sur la condui de la intruores vade a es sasiada, final.

¿De quién hablaba? Entonces creí que mi interés por la conducta de los intrusos quedaría satisfecho, definitivamente.

« Nos ia visita tota la casa, un vose simple ia dise.

—Hemos recorrido toda la casa —dijo una voz rudimentaria.

– Lo no importa. Trae el », Morel ia responde.

—No importa. Tráiganlo —contestó Morel.

Lo ia pare a me ce me es fisada. Me ia vole parti. Me ia reteni. Me ia recorda ce la salas de mirores es enfernos de torturas famosa. Me ia comensa caldi.

Me pareció que ya estaba acorralado. Quería salir. Me contuve. Había recordado que los cuartos de espejos eran infiernos de famosas torturas. Empezaba a sentir calor.

A pos, lo ia es la veni de Dora e de la joven, con un fem vea, enebriada (me ia vide esta fem a la pisina). Ance ia es la veni de du persones, parente servores, ofrente se per aida; los ia prosimi a Morel; algun de los ia dise:

Después volvieron Dora y el muchacho, con una mujer vieja, alcoholizada (yo había visto a esta mujer en la pileta). Venían, también, dos individuos, aparentemente sirvientes, que se ofrecían para ayudar; se acercaron a Morel; uno de ellos dijo:

« On pote fa no cosa. »

—Imposible hacer nada.

(Me ia reconose la vose simple oiada a un momento a ante.)

(Reconocí la voz rudimentaria de hacía un rato.)

Dora ia cria a Morel:

Dora gritó a Morel:

« Haynes sta dorminte en la sala de Faustine. Nun va es capas de estrae el. »

—Haynes está durmiendo en el cuarto de Faustine. Nadie será capaz de sacarlo.

Los ia es parlante de Haynes? Me no ia pensa ce on pote relata la parolas de Dora e la conversa de Morel con la omes. Los ia es parlante de xerca algun e me ia es asustada, disponeda per descovre en tota referes e menasas. Aora lo veni a mea mente ce cisa nunca me ia ocupa la atende de esta persones… Plu: aora me sabe ce los no ia pote xerca me.

¿Habían estado hablando de Haynes? No pensé que pudieran relacionarse las palabras de Dora y la conversación de Morel con los hombres. Hablaban de buscar a alguien y yo estaba asustado, dispuesto a descubrir en todo alusiones o amenazas. Ahora se me ocurre que tal vez nunca hay a ocupado la atención de esta gente… Es más: ahora sé que no pueden buscarme.

Esce me es serta? Esce un person de bon sensa ta pote crede lo cual me ia oia ier a note, lo cual me imajina ce me sabe? Esce acel person ta consela a me oblida la malsonia de vide en tota un conspira organizada per catura me?

¿Estoy seguro? Un hombre de buen sentido ¿creería lo que oí ayer noche, lo que imagino saber? ¿Me aconsejaría olvidar la pesadilla de ver en todo una máquina organizada para capturarme?

E si lo ia es un conspira per catura me, perce tan complicosa? Perce no prende me direta? Esce lo no ta es un dementia, esta representa laborosa?

Y si fuera una máquina para capturarme, ¿por qué tan compleja? ¿Por qué no detenerme, directamente? ¿No sería una locura esta laboriosa representación?

Nosa abituas suposa un manera de ordina la cosas, un coere neblosa de la mundo. Aora a me la realia presenta se cambiada, nonreal. Cuando un person velia o mori, el tardi per desprende la teror de la sonia, la preocupas e la manias de la vive. Aora lo va es difisil ce me desabitua de teme esta persones.

Nuestros hábitos suponen una manera de suceder las cosas, una vaga coherencia del mundo. Ahora la realidad se me propone cambiada, irreal. Cuando un hombre despierta o muere, tarda en deshacerse de los terrores del sueño, de las preocupaciones y de la manías de la vida. Ahora me costará perder la costumbre de temer a esta gente.

Morel ia teni alga folias fina de paper jala, scriveda con un tapador. El ia estrae los de un bol de lenio cual ia es sur la table. En la bol on ia ave multe leteras afisada con anunsietas de la revistas Yachting e Motor Boating. Los ia demanda la custas de barcos usada ja, la modos de vende, informas par vade a visita los. Me ia leje ja algas.

Morel tenía unas hojas de papel de seda amarillo, escritas a máquina. Las sacó de un bol de madera que estaba sobre la mesa. En el bol había muchísimas cartas prendidas con alfileres a recortes de avisos de Yachting y Motor Boating. Pedían precios de barcos viejos, condiciones de venta, informes para ir a revisarlos. Vi unas pocas.

« Lasa ce Haynes dormi, Morel ia dise. El pesa multe e, si on vade a xerca el, nunca on va pote comensa. »

—Quede Haynes dormido —dijo Morel—. Pesa mucho, y si van a buscarlo nunca llegará el momento de empezar.

Morel ia estende la brasos e ia dise con un vose crusada:

Morel extendió los brazos y dijo con voz entrecortada:

« Me debe fa un declara a vos. »

—Debo hacerles una declaración.

El ia surie con nervosia: « Lo no es grave. Afin me no es nonesata, me ia deside leje. Per favore, escuta. »

Sonrió nerviosamente:—No es grave. Para no cometer inexactitudes, he decidido leer. Por favor, escuchen:

(El ia comensa leje la pajes jala cual el ia inserta en la arcivo. Oji a la matina, cuando me ia fuji de la museo, los ia es sur la mesa; ala me ia prende los[¹].)

(Empezó a leer las páginas amarillas que inserto en la carpeta. Hoy a la mañana, cuando me escapé del museo, estaban sobre la mesa; las tomé de ahí⁴.) [Nota 4. Para mayor claridad hemos creído conveniente poner entre comillas lo que estaba escrito a máquina en esas páginas; lo que va sin comillas son anotaciones en los márgenes, a lápiz, y de la misma letra en que está escrito el resto del diario. (N. del E.)]

« Vos ta debe pardona me per esta sena, prima noiante, a pos temable. Nos va oblida lo. Esta, ajuntada a la bon semana cual nos ia vive, va lejeri sua importa. »

» Tendrán que disculparme esta escena, primero fastidiosa, después terrible. La olvidaremos. Esto, asociado a la buena semana que hemos vivido, atenuará su importancia.

« Me ia deside ja ce me no va dise cualce cosa a vos. Vos no ia ta sufri alga noncuieti vera natural. Me ia ta dispone totas, asta la instante ultima, sin rebelas. Ma, car vos es amis, vos ave la direto de sabe.  »

« Había resuelto no decirles nada. No hubieran pasado por una inquietud muy natural. Yo habría dispuesto de todos, hasta el último instante, sin rebeliones. Pero, como son amigos, tienen derecho a saber.»

El ia move la oios, ia surie, ia trema; a pos el ia continua forte:

En silencio movía los ojos, sonreía, temblaba; después siguió con ímpetu:

« Mea malusa ia es ce on ia fotografi vos sin permete. Clar, lo no es un fotografi comun; lo es mea inventa ultima. Nos va vive en acel fotografi, per sempre. Imajina un senario en cual nosa vive tra esta sete dias es representada. Nos es la atores. Tota nosa atas ia es rejistrada. »

« Mi abuso consiste en haberlos fotografiado sin autorización. Es claro que no es una fotografía como todas; es mi último invento. Nosotros viviremos en esa fotografía, siempre. Imagínense un escenario en que se representa completamente nuestra vida en estos siete días. Nosotros representamos. Todos nuestros actos han quedado grabados» .

« Tan osena! un om con mustax negra e dentes a estra ia cria.

—¡Qué impudor! —gritó un hombre de bigotes negros y dientes para afuera.

–  Me espera ce lo es un broma », Dora ia dise. Faustine no ia es suriente. El ia pare ofendeda.

—Espero que sea broma —dijo Dora. Faustine no sonreía. Parecía indignada.

« Me ia ta pote dise a vos, cuando nos ia ariva: “Nos va vive per la eternia.” Cisa lo ia ta ruina tota, forsante nos a manteni un joia continuante. Me ia pensa: cualce semana cual nos va pasa juntada, si nos no senti la obliga de ocupa bon la tempo, lo va es gustable. Esce lo no ia es tal? 

» Podría haberles dicho, al llegar: Viviremos para la eternidad. Tal vez lo hubiéramos arruinado todo, forzándonos para mantener una continua alegría. Pensé: cualquier semana que nosotros pasemos juntos, si no sentimos la obligación de ocupar bien el tiempo, será agradable. ¿No fue así?

« Alora me ia dona a vos un eternia gustable. 

» Entonces les he dado una eternidad agradable.

« Serta la obras umanas no es perfeta. Alga amis manca. Claude ia escusa se: el labora sur la ipotese, en forma de novela e de un trata teolojial, de un desacorda entre Dio e la individua; ipotese cual pare a el eficas per fa ce el nonmortali e cual el no vole interompe. Madeleine, de pos du anios, no vade plu a la montania; el teme per sua sania. Leclerc ia promete a la familia Davies ce el va vade a Florida.

« Por cierto que las obras de los hombres no son perfectas. Aquí faltan algunos amigos. Claude se ha disculpado: trabaja la hipótesis, en forma de novela y de cartilla teológica, de un desacuerdo entre Dios y el individuo; hipótesis que le parece eficaz para hacerlo inmortal y que no quiere interrumpir. Madeleine hace dos años que no va a la montaña; teme por la salud. Leclerc se comprometió con los Davies para ir a Florida.»

El ia ajunta:

Agregó:

« La povre Charlie, lo es clar… »

—El pobre Charlie, es claro…

Par la tono de esta parolas, asentuante povre, par la silentia formal, con alga cambias de posa e moves de sejas cual on ia ave pos alora, me ia dedui ce acel Charlie ia es mor; plu esata: resente mor.

Por el tono de estas palabras, más señalado en pobre, por la solemnidad muda, con algunos cambios de postura y movimientos de sillas, que hubo en seguida, inferí que ese Charlie era un muerto; con más precisión: un muerto reciente.

Morel ia dise a pos, como volente lejeri la escutores:

Morel dijo después, como queriendo aliviar al auditorio:

« Ma me teni el. Si algun vole vide el, me pote mostra el. El ia es un de mea probas prima con un bon resulta. »

—Pero lo tengo. Si alguno quiere verlo, puedo mostrárselo. Fue uno de mis primeros ensayos con buen resultado.

El ia pausa.Lo ia pare a me ce el ia nota la cambia nova en la sala (prima, de un noia cortes on ia pasa a la tristia, con un desaproba lejera par causa de la mal gusta de trae un mor en la media de un broma; aora la escutores ia es confondeda, cuasi asustada).

Se detuvo. Me parece que advirtió el nuevo cambio en la sala (en el primero había pasado de un aburrimiento afable a la pesadumbre, con ligera reprobación por el mal gusto de traer un muerto a la mitad de una broma; ahora estaba perpleja, casi horrorizada).

El ia reveni a la paperes jala, con freta.

Volvió a los papeles amarillos, con precipitación.

« Mea serebro ia es ocupada, de pos multe tempo, par du puntos xef: pensa mea inventas e pensa a … » La simpatia entre Morel e la sala ia recovre tota. « Per esemplo, me corti la pajes de un libro, me pasea, me carga mea pipa, e me es imajinante un vive felis con… »

« Mi cerebro ha tenido, desde hace mucho tiempo, dos ocupaciones primordiales: pensar mis inventos y pensar en…» Se restableció, decididamente, la simpatía entre Morel y la sala. « Por ejemplo, corto las páginas de un libro, paseo, cargo mi pipa, y estoy imaginando una vida feliz, con…»

Cada interompe ia es causante un saluta de aplaudis.

Cada interrupción provocaba una salva de aplausos.

« Cuando me ia completi mea inventa, lo ia veni a mea mente, prima como un tema simple per imajina, a pos como un projeta noncredable, ce me dona un realia a mea fantasia corteal…

» Cuando completé el invento se me ocurrió, primero como un simple tema para la imaginación, después como un increíble proyecto, dar perpetua realidad a mi fantasía sentimental…

« La crede ce me es superior, e la convinse ce lo es plu fasil enama un fem ca crea la sielos, ia consela ce me ata con spontania. La esperas de enama ela ia distanti; an me no plu ave sua amia; me no plu ave la susta, la coraje per fronti la vive.

» Creerme superior y la convicción de que es más fácil enamorar a una mujer que fabricar cielos, me aconsejaron obrar espontáneamente. Las esperanzas de enamorarla han quedado lejos; ya no tengo su confiada amistad; ya no tengo el sostén, el ánimo para encarar la vida.

« Lo ia conveni ce me segue un tatica. Desinia un stratejia. » (Morel ia cambia sua tono, como volente corti la gravia traeda par sua parolas.) « En la desinias prima, o me ia convinse el ce nos veni sola (nonposible: me no plu ia vide el de cuando me ia confesa mea pasion a el), o me ia saisi el (nos ia ta combate lunlotra eterna). Nota ce, a esta ves, sin esajera, la parola eterna cabe. » El ia altera multe esta paragraf. El ia dise – lo pare a me – ce el ia pensa saisi el, e proba alga bromas.

« Convenía seguir una táctica. Trazar planes» (Morel cambió de tono, como queriendo cortar la gravedad que habían traído sus palabras.) « En los primeros, o la convencía de venirnos solos (imposible: no la he visto sola desde que le confesé mi pasión) o la raptaba (habríamos estado peleando eternamente). Nótese que, por esta vez, no cabe exageración en la palabra eternamente. » Alteró mucho este párrafo. Dijo —me parece— que había pensado raptarla, y ensayó algunas bromas.

« Aora me vade a esplica mea inventa a vos. »

« Ahora les explicaré mi invento. »

☛ Asta asi, un parla…


[¹] Per es plu clar, nos ia crede ce lo es conveninte pone entre siniasitas lo cual ia es scriveda par tapador en acel pajes; lo cual es sin sinias es notas scriveda par lapis, e de la mesma scrive como en la restante de la jornal. (Nota de la editor.)

Esta paje es presentada con la lisensa CC Attribution-Share Alike 4.0 International.
Lo ia es automatada jenerada de la paje corespondente en la Vici de Elefen a 19 janero 2022 (18:21 UTC).