LA INVENTA DE MOREL
Oji, en esta isola, un miracle…La plantas de la isola…A du veses analoja…En la rocas on ave un fem…Tra des ‑sinco dias…Aora, la fem con la tela de testa…Lo ia es, denova, como si…Tota lo cual me ia scrive…Cuando me ia vide ce la colina…Me ia mostra me…Me teni un dato…Esta es un enferno…”Te per du” e ”Valensia”…Asta asi, un parla…Cuando me ia ariva a la teras basa…Me ia vinse mea repulsa…Cuando me va calmi…Prima, me ia funsiona la resetadores…Me vole esplica a me…

Mostra ance la testo orijinal

Cuando me va calmi, me va trova la manera de sorti. Per aora, narante lo cual ia aveni a me, me forsa ce me ordina mea pensas. E si me debe mori, aceles va comunica la asusta de mea mori.

Cuando me calme, encontraré la manera de salir. Por ahora, contando lo que me ha pasado, obligo a mis pensamientos a ordenarse. Y si debo morir, comunicarán la atrocidad de mi agonía.

Ier, on no ia ave imajes. Desperante ante esta macinas secreta en reposa, me ia presensa ce me no plu va vide Faustine. Ma oji, a la matina, la marea ia alti. Me ia parti ante ce la imajes apare. Me ia veni en la sala de la macinas afin me comprende los (per no es su la domina de la mareas e pote remedia la falis). Me ia pensa ce, si me vide la macinas comensante funsiona, cisa me va comprende los o, a la min, me va pote oteni un orienta per studia los. Esta espera no ia reali.

Ayer no hubo imágenes. Desesperado, ante secretas máquinas en reposo, tuve presentimientos de que no vería otra vez a Faustine. Pero hoy a la mañana estaba subiendo la marea. Me fui antes que aparecieran las imágenes. Vine al cuarto de máquinas, a comprenderlas (para no estar a la merced de las mareas y poder subsanar las fallas). Había pensado que si veía las máquinas ponerse en funcionamiento quizá las comprendiera o, por lo menos, pudiera sacar una orientación para estudiarlas. Esta esperanza no se cumplió.

Me ia entra tra la buco abrida en la mur, e me ia resta… Me es lasante me traeda par la emosia. Me debe composa la frases. Cuando me ia entra, me ia senti la mesma surprende e la mesma felisia como a la ves prima. Me ia ave la senti ce me avansa sur la fondo azulida de un rio. Me ia senta, espetante, dorsinte la frati cual me ia fa (acel rompe en la continua sielin de porselana ia dole me).

Entré por el agujero abierto en la pared y me quedé… Estoy dejándome llevar por la emoción. Debo componer las frases. Cuando entré sentí la misma sorpresa y la misma felicidad que la primera vez. Tuve la impresión de andar por el inmóvil fondo azulado de un río. Me senté a esperar, dando la espalda a la rotura que yo había hecho (me dolía esa interrupción en la celeste continuidad de la porcelana).

Me ia resta tal tra un momento, calma distraeda (aora lo pare a me nonimajinable). A pos, la macinas verde ia comensa funsiona. Me ia compara los con la pompa per tira la acua e con la jeneradores de lus. Me ia regarda los, oia los, palpa los con atende, nonusosa. Ma, car los ia pare pronto a me nonasedable, cisa mea atende ia es finjeda, como par compromete o par vergonia (ce me ia freta per veni a la suteras, ce me ia espera tan acel momento), como si algun ta regarda.

Así estuve un rato, plácidamente distraído (ahora me parece inconcebible). Después las máquinas verdes empezaron a funcionar. Las comparé con la bomba de sacar agua y con los motores de luz. Las miré, las oí, las palpé con atención, de muy cerca, inútilmente. Pero, como en seguida me parecieron inabordables, quizá hay a fingido la atención, como por compromiso o por vergüenza (de haberme apresurado en venir a los sótanos, de haber esperado tanto ese momento), como si alguien mirara.

En mea fatiga, me ia senti ce la ajita reveni per sumerji. Me debe represa lo. Represante me, me va trova la manera de sorti.

En mi cansancio he vuelto a sentir agolpada la agitación. Debo reprimirla. Reprimiéndome, encontraré la manera de salir.

Me nara detaliosa lo cual ia aveni a me: me ia turna e avansa con la oios basa. Vidente la mur, me ia senti desorientada. Me ia xerca la buco cual me ia abri ja. Lo no plu ia es.

Cuento circunstanciadamente lo que me ha ocurrido: me volví y caminé con la vista baja. Al mirar la pared tuve la sensación de estar desorientado. Busqué el agujero que yo había hecho. No estaba.

Me ia crede ce, posible, lo es un fenomeno otical interesante, e me ia fa un paso de lado per vide si lo persiste. Me ia estende la brasos, con un jesti de sieca. Me ia palpa tota la mures. Me ia colie fratos de porselana, de brice, cual me ia cade cuando me ia abri la buco. Me ia palpa la mur en acel mesma loca, tra longa. Me ia debe aseta ce lo es reconstruida.

Creí que podría ser un interesante fenómeno de óptica y di un paso de lado, para ver si continuaba. Extendí los brazos con ademán de ciego. Palpé todas las paredes. Recogí del suelo trozos de porcelana, de ladrillo, que había hecho caer al abrir el agujero. Palpé la pared en ese mismo lugar, mucho tiempo. Tuve que aceptar que se había reconstruido.

Esce me ia es tan fasinada par la claria sielin de la sala, interesada con la move de la motores, ce me no ia oia un bricor reconstruinte la mur?

¿He podido estar fascinado con la claridad celeste del cuarto, interesado en el movimiento de los motores, como para no oír a un albañil rehaciendo la pared?

Me ia prosimi. Me ia sensa la frescia de la porselana contra la orea, e me ia oia un silentia sin fini, como si la otra lado ia desapare.

Me acerqué. Sentí la frescura de la porcelana en la oreja, y oí un silencio interminable, como si el otro lado hubiera desaparecido.

Sur la solo, do me ia cade lo cuando me ia entra a la ves prima, la bara de fero cual me ia usa per rompe la mur ia es ala. Fortunosa, los no ia vide lo, me ia dise con un nonsabe misera de mea situa. Me ia ta lasa ce los sutrae lo, sin persepi lo.

En el suelo, donde lo dejé caer al entrar la primera vez, estaba el hierro que me sirvió para romper el muro. Menos mal que no lo vieron —dije con patética ignorancia de mi situación—. Lo hubiera dejado llevar, sin darme cuenta.

Me ia reveni a pone mea orea contra acel mur cual ia pare completida. Cuietida par la silentia, me ia xerca la loca de la abri cual me ia fa e me ia comensa colpa (credente ce lo es plu eficas rompe la loca do la morteri es vea). Me ia colpa multe; la despera ia crese. La porselana, interna, ia es nonalterable. La colpas la plu forte, la plu fatigante, ia resona contra sua duria e no ia abri an un fesur debil, no ia desprende cualce frato lejera de sua esmalte sielin.

Volví a juntar mi oído a ese muro que parecía final. Asegurado por el silencio, busqué el sitio de la abertura que yo había hecho y empecé a golpear (creyendo que me costaría más romper donde la mezcla era vieja). Di muchos golpes; crecía la desesperación. La porcelana, por dentro, era invulnerable. Los golpes más fuertes, más cansadores, resonaban contra su dureza y no abrían una grieta superficial ni desprendían un leve fragmento de su esmalte celeste.

Me ia conteni mea nervosia. Me ia reposa.

Contuve los nervios. Descansé.

Me ia ataca denova, en otra locas. Fratos de esmalte ia cade e, cuando fratos grande ia cade, me ia continua, con la oios neblida e con un urjentia nonproportial relatada con la pesa de la bara de fero, asta ce la resiste de la mur, cual no ia diminui con la segue e la fortia de la colpas, ia dejeta me a la solo, plorante par fatiga. Prima, me ia vide, me ia toca la fratos de mortero, lisa a un lado, ru, terosa a la otra; a pos, en un vide tan consensa ce lo ia pare efemera e supranatural, mea oios ia encontra la continua sielin de la porselana, la mur nongastada e intera, la sala cluida.

Acometí de nuevo, en otros sitios. Cayeron trozos de esmalte, y cuando cayeron grandes trozos de pared estuve golpeando, con los ojos nublados y con una urgencia desproporcionada al peso del hierro, hasta que la resistencia de la pared, que no disminuía proporcionalmente a la sucesión y al esfuerzo de los golpes, me arrojó al suelo, lloroso de fatiga. Primero vi, toqué los pedazos de mampostería, de un lado pulidos, del otro ásperos, terrosos; luego, en una visión tan lúcida que parecía efímera y sobrenatural, mis ojos encontraron la celeste continuidad de la porcelana, la pared indemne y toda, el cuarto cerrado.

Me ia recomensa colpa. En alga partes, me ia salta pesos de mur sin ce on vide alga cava o clar o oscur en esta mur cual ia debe reconstrui se plu rapida ca mea vide e ateni acel duria nonalterable cual me ia encontra ja en la loca de la abri.

Volví a golpear. En algunas partes saltaban pedazos de pared, que no dejaban ver ninguna cavidad ni clara ni sombría, que se reconstruían con una prontitud mayor que la de mi vista y alcanzaban, entonces, aquella dureza invulnerable que ya había encontrado en el sitio de la abertura.

Me ia vade a cria: « Aida! », me ia ataca a alga veses la mur e me ia cade me. Me ia ave un crise de plora, con un arde umida sur la fas. Me ia es emosiada par la teme ce me es en un situa encantante e par la revela confusante ce la majia, nontransmetable e matante, ia apare, a noncredentes como me, per venja se.

Me puse a gritar « ¡Socorro! », embestí algunas veces la pared y me dejé caer. Tuve una imbecilidad con llantos, con ardor húmedo en la cara. Me conmovía el pavor de estar en un sitio encantado y la revelación confusa de que lo mágico aparecía a los incrédulos como yo, intransmisible y mortal, para vengarse.

Cluida par la mures sielin asustante, me ia leva la regarda a la lucarna, do los ia es interompeda. Me ia vide, tra longa noncomprendente, a pos asustada, un ramo de sedro cual ia es deviante de se mesma e cual ia converti se a du ramos; a pos, la du ramos ia reveni per penetra lunlotra, mol como fantasmas, e deveni un sola. Me ia dise a vose, o me ia pensa clar: Me no va pote sorti. Me sta en un loca encantada. Formulante esta, me ia senti vergonia, como un finjor ci ia crese la finje tro multe, e me ia comprende tota:

Acosado por las terribles paredes celestes, levanté los ojos al tragaluz, donde estaban interrumpidas. Vi, mucho tiempo sin entender y luego asustado, una rama de cedro que se desviaba de sí misma y se convertía en dos; después volvían las dos ramas a compenetrarse, dóciles como fantasmas, a coincidir en una sola. Dije en voz alta o pensé muy claramente: No podré salir. Estoy en un sitio encantado. Al formular esto sentí vergüenza, como un impostor que ha llevado la simulación demasiado lejos, y comprendí todo:

Esta mures – como Faustine, Morel, la pexes de la acueria, un de la soles e un de la lunas, la studia de Belidor – es projetadas de la macinas. Los coesiste con la mures fada par la bricores (los es la mesma mures, rejistrada par la macinas e, de pos, refletada sur se mesma). Do me ia rompe o supresa la mur prima, la refletada resta. Car lo es un projeta, nun pote es capas de traversa lo o supresa lo (tra cuando la motores funsiona).

Estas paredes —como Faustine, Morel, los peces del acuario, uno de los soles y una de las lunas, el Tratado de Belidor— son proyecciones de las máquinas. Coinciden con las paredes hechas por los albañiles (son las mismas paredes tomadas por las máquinas y después reflejadas sobre sí mismas). En donde yo he roto o suprimido la pared primera, queda la reflejada. Como es una proyección, ningún poder es capaz de cruzarla o suprimirla (mientras funcionen los motores).

Si me rompe intera la mur prima, cuando la motores no va funsiona la sala de macinas va resta abrida, lo no va es un sala cluida, lo va es un angulo de la otra sala; cuando los funsiona, la mur va reveni a interpone se, nonpenetrable.

Si rompo íntegramente la primera pared, cuando los motores no funcionen este cuarto de máquinas quedará abierto, no será un cuarto, será un ángulo de otro; cuando funcionen, la pared volverá a interponerse, impenetrable.

Morel ia debe desinia esta proteje con un mur duple afin nun asede la macinas cual manteni sua nonmortalia. Ma el ia studia nonsufisinte la mareas (sin duta a un otra periodo solal) e el ia crede ce la macinas va pote funsiona sin interompes. Probable el es la inventor de la peste famosa cual, asta aora, ia proteje la isola tan bon.

Morel ha de haber ideado esta protección con doble muro para que ningún hombre llegue a las máquinas que mantienen su inmortalidad. Pero estudió las mareas deficientemente (sin duda en otro período solar) y creyó que la usina podría funcionar sin interrupciones. Seguramente es el inventor de la peste famosa que hasta ahora ha protegido muy bien a la isla.

Mea problem es pausa la motores verde. Lo no debe es difisil ce me trova la boton per descomuta los. En un dia, me ia aprende maneja la jenerador de lus e la pompa per tira la acua. Sorti de asi no pare a me difisil.

Mi problema es detener los motores verdes. No ha de ser difícil encontrar la llave que los desconecte. En un día aprendí a manejar la usina de luz y la bomba de sacar agua. Salir de aquí no ha de resultarme difícil.

La lucarna ia salva me, o va salva me, car me no debe mori de famia, resiniante e plu ca desperante, salutante lo cual me lasa, como acel capitan japanes, morinte virtuosa e burocrata en un sumarina asfixiante, a la fondo de la mar. La morinte ia saluta la imperor, la ministros e, par ordina ierarcial, tota la marinores ci el pote nomina en cuando el asfixia. Plu, el nota oservadas tal: Aora, me ave sangui de nas; lo pare a me ce mea timpanes ia rompe.

El tragaluz me ha salvado, o me salvará, porque no he de morir de hambre, resignado, más allá de la desesperación, saludando a lo que dejo, como ese capitán japonés, de virtuosa y burocrática agonía en un asfixiante submarino, en el fondo del mar. En el Nuevo Diario leí la carta encontrada en el submarino. El muerto saludaba al Emperador, a los ministros y, en orden jerárquico, a todos los marinos que puede enumerar mientras aguarda la asfixia. Además, anota observaciones como éstas: Ahora sangro por la nariz; me parece que los tímpanos se me han roto.

Narante detaliosa esta ata, me ia revive lo. Me espera ce me no va revive sua final.

Al narrar circunstanciadamente esta acción, la he repetido. Espero no repetir su final.

La cosas orible de la dia resta rejistrada en mea jornal. Me ia scrive ja multe: lo pare nonusosa xerca la analojias nonevitable con la morintes ci ia fa projetas vasta de futur o ci revide, a la momento cuando los afoca, un imaje detaliosa de sua vive intera. La momento final debe es fretosa, confusada; nos es sempre tan distante de lo, ce nos no pote imajina la oscures cual turba lo. Aora me va sesa scrive per aplica me, serena, a trova la manera de para esta motores. Alora, la buco va abri denova, como par encanta; si no (an si me perde Faustine per sempre), me va colpa los con la bara de fero como me ia fa con la mur, e va rompe los, e la buco va abri como par encanta e me va es a estra.

Los horrores del día quedan asentados en mi diario. Escribí mucho: me parece inútil buscar inevitables analogías con los moribundos que hacen proyectos de largos futuros o que ven, en el instante de ahogarse, una minuciosa imagen de toda su vida. El momento final debe de ser atropellado, confuso; siempre estamos tan lejos que no podemos imaginar las sombras que lo enturbian. Ahora dejaré de escribir para dedicarme, serenamente, a encontrar la manera de que estos motores se detengan. Entonces la brecha se abrirá de nuevo, como ante un conjuro; si no (aunque pierda a Faustine para siempre), les daré unos golpes con el hierro, como hice con la pared, y los romperé y la brecha se abrirá como ante un conjuro y yo estaré afuera.

Me no ia susede ancora para la motores. Mea testa dole. Atacas nervosa lejera, cual me domina pronto, estrae me de un dormosia progresante.

Todavía no he logrado detener los motores. Me duele la cabeza. Leves ataques de nervios, que pronto domino, me sacan de una somnolencia progresiva.

Me ave la senti, nondutable iludente, ce si me ta pote reseta un poca de aira esterna, me no va tardi per resolve esta problemes. Me ia freta a la lucarna; lo es nonalterable, como tota lo cual enclui me.

Tengo la impresión, indudablemente ilusoria, de que si pudiera recibir un poco de aire de afuera no tardaría en resolver estos problemas. He arremetido contra el tragaluz; es invulnerable, como todo lo que me encierra.

Me repete ce la difisilia no sta en mea letarjia o en la manca de aira. Esta motores debe es multe diferente de tota la otras. Lo pare lojical ce on suposa de Morel ia desinia los afin cualce person arivante sur la isola no pote comprende los. Sin duta, la difisilia de maneja los debe inere en diferes con la otra motores. Car me comprende no cosa a totas, acel difisilia desapare.

Me repito que la dificultad no se halla en mi sopor ni en la falta de aire. Estos motores deben de ser muy diferentes de todos los otros. Parece lógico suponer que Morel los haya diseñado de manera que no los entienda el primero que llegue a la isla. Sin embargo, la dificultad de manejarlos ha de consistir en diferencias con otros motores. Como yo no entiendo ninguno, esa mayor dificultad desaparece.

La eternia de Morel depende de la funsiona de la motores; me pote suposa ce los es multe firma; me debe conteni, donce, mea impulsa a rompe los par colpas. Sola lo ta fa ce me fatiga e ce lo gasta la aira. Per conteni me, me scrive.

Del funcionamiento de los motores depende la eternidad de Morel; puedo suponer que son muy sólidos; debo contener, pues, mi impulso de romperlos a golpes. Sólo conseguiré cansarme y malgastar el aire. Para contenerme, escribo.

Si lo ia veni a la mente de Morel ce el rejistra la motores…

Si a Morel se le hubiera ocurrido grabar los motores…

A la fini, la teme de la mori ia libri me de la superstisio de mea noncapasia; lo ia es como si me ia es plu prosima par un lente de grandi: la motores ia sesa es un monton acaso de fero, los ia prende un forma, un disposa cual permete comprende sua modo de usa.

Por fin, el temor a la muerte me libró de la superstición de incompetencia; fue como si me hubiera acercado por vidrios de aumento: los motores dejaron de ser un casual montón de hierros, tuvieron forma, disposiciones que permitían entender su cometido.

Me ia descomuta, me ia sorti.

Desconecté, salí.

En la sala de macinas, me ia pote reconose (ajuntada con la pompa per tira la acua e la jenerador de lus, ja sitada):

En el cuarto de máquinas pude reconocer (además de la bomba de sacar agua y del motor de luz, ya mencionados):

a) Un grupo de transmetadores de enerjia liada a la turbina cual on ave en la teras basa;

a) Un grupo de transmisores de energía vinculados al rodillo que hay en los bajos;

b) Un grupo de resetadores, rejistradores e projetadores, con un rede de aparatos situada stratejial cual ata sur tota la isola;

b) Un grupo fijo de receptores, grabadores y proyectores, con una red de aparatos colocados estratégicamente que actúan sobre toda la isla;

Tre aparatos portable, resetadores, rejistradores e projetadores, per alga esposas separada.

c) Tres aparatos portátiles, receptores, grabadores y proyectores, para exposiciones aisladas.

Me ia descovre, en lo cual ia es – me ia suposa – la motor la plu importante, ma cual ia es en realia un caxa de utiles, alga desinias noncompleta, cual ia dona a me labora e un aida nonserta.

Descubrí, en algo que yo suponía el motor más importante y era una caja de herramientas, unos planos incompletos, que me dieron trabajo y dudosa ayuda.

La state de clarvide en cual esta conose ia es produida no ia veni pronto. Mea states presedente ia es:

La clarividencia en que se produjo este reconocimiento no vino en seguida. Mis estados anteriores fueron:

1. La despera.

1° La desesperación;

2. Un dupli de me como ator e regardor. Me ia senti como en un sumarina asfixiante, a la fondo de la mar, como sur un sena. Serena ante mea condui suprema, confusada como un eroe, me ia perde tempo e, cuando me ia sorti, lo ia es a la note e on no ia ave ja lus per xerca radises comable.

2° Un desdoblamiento en actor y espectador. Estuve ocupado en sentirme en un asfixiante submarino, en el fondo del mar, en un escenario. Sereno ante mi actitud sublime, confuso como un héroe, perdí tiempo y a la salida era de noche y ya no había luz para buscar raíces comestibles.

Prima, me ia funsiona la resetadores…

Esta paje es presentada con la lisensa CC Attribution-Share Alike 4.0 International.
Lo ia es automatada jenerada de la paje corespondente en la Vici de Elefen a 19 janero 2022 (18:21 UTC).